sábado, 2 de noviembre de 2013

Libro de libros





Antiguo plumier o lapicera reconvertido en librería para ediciones minúsculas. ¿Queda bien, verdad?

Mini libros sobre Sherock Homes





domingo, 5 de mayo de 2013

Manuel García de Fuentes






Hay tantos motivos por los que hablar de Manuel en este blog, que casi no sé por dónde comenzar. Aunque de lo que no tengo duda es en describirle como un hombre emprendedor, creativo, persistente y con una paciencia infinita, ¿cómo si no hubiera podido conseguir una colección de libros en miniatura como la que tiene (de quedarse con la boca abierta, palabra)? ¿Cómo si no se hubiera lanzado a crear su propia editorial de ejemplares minúsculos en los tiempos que corren? Pero libros de verdad, no reproducciones artesanales a escala. Lo que él publica son libros con su ISBN y todas las características requeridas a sus hermanos mayores, pero con una calidad de impresión y un detalle en su encuadernación que para sí quisiera cualquier edición de lujo en tamaño convencional. Tanto es así que Manuel ha conseguido ya en dos ocasiones resultar ganador del certámen de la Miniature Book Society.



En 2005 obtuvo el galardón con su Microbibliografía Cervantina, un recopilatorio imprescindible tanto para aficionados al Quijote como para quienes sentimos debilidad por las ediciones minúsculas. Y en el pasado 2012 se impuso ante los demás participantes al certámen con dos volúmenes: una nueva edición en miniatura de "La Pepa", que conmemora el bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812 (y digo "nueva edición en miniatura" porque en los años en los que este texto estuvo prohibido, allá por 1820, se realizó la primera versión liliputiense para ayudar a ocultarla... la famosa "polvera"; que, en claro homenaje, tuvo una réplica con caja de bronce y otra en plata en 1931cuando se promulgó la Segunda República). El otro ejemplar con el que ha ganado el premio de la MBS recoge las Leyes Notariales, que este año celebran su 150 aniversario y que Manuel ha querido reeditar en tamaño de microbolsillo, ya que él es notario de profesión. Ambos títulos han sido primorosamente encuadernados por la asturiana Dolores Díaz Gallego.





Entre uno y otro premio, también editó otros magníficos pequeños ejemplares: In Memorian 11-S/9-11, un homenaje a las Torres Gemelas; Ciento un refranes del 'Quijote', en español y tamazight; Rimas de Becquer, con un simpático formato en forma de corazón; Refranes sobre el vino, encuadernado entre dos mitades de un tapón de corcho...




Desde la admiración, el respeto, la amistad y "como amor (micro) librorum nos unit", no puedo reisitirme a rendirle este pequeño homenaje a Manuel García de Fuentes y Churruca e invitar a todos los aficionados a que visiten su web: http://www.miniaturebooks.es/libros-en-venta-books-for-sale/garciadefuentes-press/

domingo, 24 de junio de 2012

Libritos escapulario


















Los escapularios son objetos devocionales utilizados para demostrar lealtad a una hermandad, cofradía o santo. Durante la Edad Media, era habitual que los cristianos se unieran a las órdenes religiosas de manera auxiliar; es decir, que no se convertían en miembros de ellas, pero sí participaban de sus obras y méritos espirituales (misas, indulgencias, penitencias, oraciones...). Se les denominaba "miembros terciarios o seglares" (los primarios eran los frailes y los secundarios, las monjas). También estaban autorizados para usar el “hábito” sin haber hecho los respectivos votos religiosos, aunque su vestimenta tenía variantes en el velo, la cruz pectoral y, sobre todo, en el escapulario, que era una tira de tela con una abertura para introducir la cabeza... una especie de delantal para proteger la ropa mientras se trabajaba ("scapulae" significa, que se pone sobre los hombros). Con el tiempo, éste quedó siendo el único distintivo autorizado para los seglares.

A partir del siglo XI, el escapulario monástico fue reduciendo su tamaño paulatinamente hasta que dejó de ser una prenda de vestir y se convirtió en un objeto sacramental para expresar la afiliación que sentían por cierta orden los individuos que no fueran miembros de ella. En ese momento, empieza a usarse el escapulario tal y como hoy lo conocemos; es decir, dos rectángulos de tela unidos por una cinta o cordón.

Al extenderse la costumbre se hace necesaria la identificación, así que Mercedarios, Trinitarios, Carmelitas y Servitas añaden al escapulario el escudo de la Orden; los franciscanos, agustinos y dominicos, quieren diferenciarse aún más y lo que hacen es cambiar el escapulario por un cordón (franciscanos), por una correa (agustinos) y por un rosario (dominicos).

Desde principios del siglo XIX la iglesia aprueba e indulgencia 19 escapularios diferentes asociados a sus correspondientes órdenes, cada uno con características determinadas que afectan al color, la forma, las imágenes e incluso las frases que deben llevar (quienes tengan interés por saber más datos pueden visitar este foro). Junto a estos, proliferan otros no autorizados que responden más a un deseo de suerte y protección a modo de amuleto o talismán (como los "detentes" usados durante la guerra civil o los que se colocan en las cunas infantiles) que al recordatorio de los deberes e ideales de la orden filial.

También era habitual que, junto con los escapularios de uno y otro signo se llevaran bordados o impresos algunos versículos bíblicos. A finales del XIX, varias imprentas españolas (incluida la famosa Guasp), publicaron distintas octavillas en castellano, catalán y latín con "Los cuatro Evangelios" de tal manera que pudiera plegarse para ser introducidas en el escapulario con forma de sobre, bolsito... o bien cortarse y coserse a modo de librito, que son los que pueden verse en las fotos de esta entrada.

Los escapularios/librito podían adquirirse ya elaborados o en pliego/octavilla para encuadernarse artesanalmente de manera personal. Cualquier cartoncito servía para formar las tapas (era muy común usar trocitos de naipes por tener un grosor y una consistencia muy apropiada y proporcional al tamaño deseado), que habitualmente se forraban de seda o finísima piel de cabritilla (que se pintaba con esmero) y se bordaban con hilo de plata y oro, se le añadían perlitas, lentejuelas o pequeñas aplicaciones en materiales nobles que daban como resultado pequeñas obras de arte, como las que se ven en estas fotos y que yo conservo como oro en paño... nunca mejor dicho.

Desde 1910 se permite usar medallas de metal en lugar de escapularios, con la condición de que tengan por una cara al Corazón de Jesús y por la otra cualquier advocación mariana. La propuesta surgió de los misioneros, porque en los países donde realizaban su labor social y espiritual, los escapularios de tela se deterioraban muy pronto por el sudor. La idea se extendió y, por eso, desde aquel momento, los escapularios de tela empezaron a desaparecer y ser sustituidos por las medallas metálicas.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Exposición de libros diminutos en Portugal

Acabo de ver este vídeo en Youtube:  http://www.youtube.com/watch?v=lEnqXIi_B4o En cuanto tenga más datos de la muestra, ampliaré la información.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Mini libros del III Reich


Por extraño que resulte, los libros en miniatura se han usado como medio de propaganda de todas las tendencias políticas durante siglos.

Desde Theodore Roosevelt (por cierto, gran coleccionista de ejemplares minúsculos), quien los utilizó para apoyar su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos en las elecciones de 1904; hasta "El libro rojo de Mao" en versión liliputiense, que es uno de los souvenirs más vendidos en la República Popular China; o las mini ediciones sobre Lenin, el personaje histórico con más biografías en formato diminuto contabilizadas... Son múltiples los ejemplos que pueden encontrarse a lo largo de la historia. Pero el que más ha despertado mi curiosidad en este área es el de los mini libros del III Reich. Entender "el cómo" y "el porqué" de estas pequeñas ediciones ha corrido paralelo a mi intento de comprender el complejo proceso que permitió la aparición y consolidación del movimiento nazi en Alemania entre 1914 y 1933.

Pero, antes de seguir, quiero expresar mi agradecimiento a Guillermo Moldes, cuyo blog recomiendo, por la información proporcionada, por su paciencia y por ayudarme a completar mi colección.


"La propaganda intenta forzar una doctrina sobre la gente… La propaganda opera sobre el público general desde el punto de vista de una idea y los prepara para la victoria de esta idea." Estas palabras las escribió Adolf Hitler en su libro Mein Kampf (1926) y las puso en práctica en 1933, cuando el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) alcanzó el poder y constituyeron el ministerio de "ilustración publica y propaganda", encabezado por Joseph Goebbels, con el fin de divulgar el mensaje nazi a través del arte, la música, el cine, la literatura y la prensa... Tarea que lograron perfectamente, comprobada la locura colectiva que sufrió la sociedad germana de la época.

Un poco después, en septiembre de ese mismo año, se puso en marcha la Organización de la Ayuda Invernal (Winterhilfswerk-WHW), que tenía la noble pretensión de proporcionar ropa y alimentos a los más desfavorecidos de la población alemana con los beneficios obtenidos mediante colectas, donativos y obras benéficas. Esta organización dependía de la NSV (National Sozialistiche Volkswohlfahrt, Organización Nacional Socialista para el Bienestar del Pueblo), que originalmente tenía sólo carácter caritativo, aunque en 1936, se promulgó la "Ley sobre la Organización de la Ayuda Invernal del Pueblo Alemán" y un tiempo depués la WHW dejó de ser una organización del NSDAP para convertirse en una corporación estatal dependiente del Ministerio de Información y Propaganda, teniendo también a Goebbels como su principal responsable, por lo que, a su objetivo benéfico inicial se sumó un claro fin propagandístico.

Como ya he dicho, la forma de obtener dinero para financiar esta organización era a través de colectas por la calle o puerta a puerta hucha en mano; también con tasas postales especiales, conciertos y bailes benéficos, almuerzos de "plato único"... Para agradecer el donativo, los voluntarios de la WHW obsequiaban a los contribuyentes con una chapa, insignia, figurita o algún artículo que formaba parte de una serie coleccionable, como los minilibros protagonistas de este comentario.

Los objetos entregados eran de temas variados: profesiones, personajes populares, monumentos alemanes, figuras literarias germanas; aunque predominaban los que tenían que ver con proyectos del gobierno o las relacionadas con las diferentes organizaciones del NSDAP (uniformes, barcos, aviones, armas...). De esta manera se intentaba despertar el interés de la población por coleccionar y, de paso, llevarla a contribuir periódicamente con la causa.

En cuanto a los libritos de los que hablamos son fruto de colectas nacionales; es decir, que se elaboraron y repartieron para todo el territorio del Reich; aunque es posible que tamién se realizara alguna serie regional de las que hasta el momento no tengo constancia. Se realizaron (al menos) ocho colecciones diferentes con distinto formatos, aunque todas en miniatura, diferenciadas por lemas, colores y temática, perfectamente identificadas y catalogadas como series independientes. Todos los ejemplares se distribuían provistos de un cordoncillo para poder ser llevados en la muñeca a modo de pulsera, enganchado de un botón, una trabilla... Y la mayoría, escritos con tipografía gótica "Fraktur" (*) tan usada en la era Nazi hasta 1941, cuando se prohibió.


DER FÜHRER / MACHT GESCHICHTE
La serie "el líder hace historia" muestra, año a año y mes a mes, hechos importantes para la alemania Nacional Socialista y las actividades y logros del Führer en el lapso temporal que transcurre desde la toma del poder en 1933 al año 1938. Se editaron un total de 30.691.020 ejemplares. Los encargados de la colecta fueron miembros del DAF y se celebró entre los días 14 y 15 de octubre de 1939, al mes y medio siguiente de comenzar la guerra. El color que diferencia la edición es una banda marrón. Cada librito cuenta con 36 páginas de texto e imagenes de Heinrich Hoffmann, el fotógrafo oficial del régimen y amigo personal de Hitler. Las medidas son 38 x 49 mm. Llama la atención que los colores de los cordoncillos de sujección son diferentes según el año en que se trate.


DES FÜHRER / KAMP IM OSTEN
La colección "Der Führer, lucha en el este" narra la invasión de Polonia en cinco libritos. Tiene tipografía de portada, banda y contraportada azul. Fueron 5 ejemplares diferentes numerados en portada y repartidos entre el 21 y el 22 de septiembre de 1940 para subvencionar la "campaña de invierno del pueblo alemán". Miden 38 x 49 mm, aunque los números 2 y 4 tienen 3 mm más de altura de lomo que el resto; y los números 1, 2 y 3 cuentan con una "H" centrada sobre los créditos (¿quizá de Hoffmann?) mientras que el número 4 tiene una "M" con distinta tipografía dentro de un círulo en negrita y el número 5 sólo cuenta con los créditos, lo que indica la participación de diferentes imprentas en su elaboración. También posee codoncillos de diferentes colores e imágenes de Hoffmann.

- DER FÜHRER
"El líder y el movimiento", "El líder en las montañas", "El líder con los jóvenes", "El líder con el ejército (Wehrmacht)... son algunos de los títulos de esta serie formada por 5 libritos también de color rojo, distribuidos entre los días 15 y 16 de octubre de 1938 por personal del DAF.

- DER FÜHRER
"El líder y su pueblo", "El líder y sus edificios", "El Líder y Mussolini", "El líder y la campaña de ayuda en invierno", "El líder y la casa"... pertenecen a otra colección de 6 pequeños volúmenes, caracterizados por el color azul de su tipografía, banda y contraportada y distribuidos entre el 14 y 15 de octubre de 1939 para financiar la campaña invernal.




- DES FÜHRER / KAMPF
En 5 libritos, se cuenta la invasión de los países al OESTE de Alemania: Noruega, Holanda, Bélgica y Francia con un tomo dedicado a la guerra naval. No he encontrado información exacta sobre la fecha de edición, pero en cualquier caso es de finales de 1941 y su distribución tuvo como objetivo recaudar fondos para la Cruz Roja alemana. Los libritos se caracterizan por tener banda, tipografía y contraportada de color rojo; mismas medidas que las anteriores ediciones, fotos de Hoffmann, cordones todos del mismo color...  Y se diferencia del resto de las series sobre el Fhürer en que ya no tienen la tipografía Fraktur típica, lo que sitúa su publicación, como avanzaba, más allá de 1941. Lo mismo que sucede con las siguientes colecciones de mini libros.




ALTE DEUTSCHE VOLKSMÄRCHEN
Cuentos populares alemanes. Los días 15 y 16 de Noviembre de 1941 los miembros del DAF fueron de nuevo los encargados de salir a las calles de Alemania con el fin de realizar una nueva colecta para "el auxilio en invierno del pueblo alemán". En esta ocasión, el obsequio entregado tras la correspondiente donación fue un ejemplar de un cuento popular de origen alemán. La colección estaba compuesta de diez libritos. Se supone que, en función de la importancia del óbolo aportado, se entregarían uno o varios ejemplares. Las medidas son de 50 x 70 mm. En sus 12 páginas se alterna texto como unas elaboradas ilustraciones realizadas por diferentes autores cuyos datos aparecen en la última página. La contraportada es común a todos los ejemplares. El total de cuentos editados alcanzó la cifra de 53.003.044. Los títulos publicados fueron:
- Dornröschen" (La bella durmiente), "Rotkäppchen" (Caperucita Roja), "Der Froschkönig" (El príncipe rana), "Das tapfere Schneiderlein" (El sastrecilo valiente), "Schneewittchen" (Blancanieves), Der gestiefelte Kater (El gato con botas), "Hänsel und Gretel" (idem), "Rumpelstilzchen" (Rumpelstiltskin) y "Aschenputtel" (Cenicienta) y Der Däumling" (Pulgarcito).


DAS DEUTSCHE LIED.
Serie de canciones e himnos formada por 6 libritos (51 mm x 70 mm), que entregaron los hombres del Deutsche ArbeitsFront (DAF) a cambio de los donativos depositados en sus huchas los días 24 y 25 de octubre de 1942 para colaborar en una nueva cuestación de la organización caritativa KWHW (Kriegswinterhilfswerk). Cada ejemplar cuenta con doce páginas en la que se muestra la letra y la música de las canciones. Cuentan con una portadilla de cartulina ilustrada por diferentes autores y una contraportada común a todos y que relata los libritos que componen la serie. En total se editaron más de cincuenta y nueve millones de este conjunto compuesto por los siguientes volúmenes:
1-Volkslieder (canciones tradicionales), 2-Lleder der Bewegung (canciones del movimiento/NSDAP); 3-Soldatenlieder (canciones militares), 4-Feierlieder (en este ejemplar se reflejan muchas canciones patrioticas o del partido, como el himno de las SS "Wenn alle untreu Werden"), 5-Liebeslider (canciones de amor) y 6-Kinderlieder (canciones infantiles).


HELDEN DER WEHRMACHT
Serie de Héroes de las fuerzas armadas. Esta colección se planteó para publicarse durante la celebración de "Tag der Wehrmacht" (día del ejército), en el mes de marzo de 1943, pero no vio la luz hasta los días 3 y 4 de abril del mismo año. El motivo del retraso fue la gran derrota militar que sufrió Alemania en la batalla de Stalingrado. En esta colecta participaron miembros de las Fuerzas Armadas, el NSKOV (Nationalsozialistische Kriegsopferversorgung), la NSRKB (Nationalsozialistische Reichskriegerbund), DRK (Deutsches Rotes Kreuz) y RTB (Reichstreubund ehemaliger Berufssoldaten). La colección consta de 20 libritos de 8 páginas cada uno con fotos y texto. En ellos se narran los hechos que llevaron a sus protagonistas a conseguir la "cruz de caballero". Lo volúmenes tienen un tamaño de 70 x 51 mm (aunque pueden haber muy ligeras diferencias de tamaño y calidad puesto que fueron realizados por diferentes imprentas).


LA FALANGE
Como curiosidad, no podemos dejar de menconar en esta entrada que el Auxilio Social Español se inspiró en los libritos de la WHW para realizar una edición con motivo del otorgamiento de la Gran Cruz de Beneficencia, con distintivo blanco a la Obra Nacional creada por la Falange de "Auxilio Social". Es posible que se editara alguno más sobre Franco, pero yo no lo he visto.

Sin embargo, sí circula un "flipbook" sobre él (foto superior) con un formato similar en el que, al pasar rápidamente las hojas, Franco saluda al estilo falangista elevando y bajando el brazo. Aunque algunos libreros españoles lo sitúan como publicado en la década de los 40, comprobado el resultado humorístico del sistema, no creo que el editor de este volumen fuera la Falange ni se publicara antes de 1975. Por supuesto, no está datado n tiene pie de imprenta.

(*) Según se explica en este interesante documento sobre escritura gótica http://guindo.pntic.mec.es/jmag0042/escritura_gotica.pdf, la palabra alemana Fraktur se refiere a un estilo específico de letra góitica. Su nombre proviene del latín fractus (quebrado), denominación que hace referencia a la rotura que se produce en las líneas rectas. De hecho, todas las letras góticas en Alemania son denominadas "escrituras rotas". El estilo Fraktur tuvo tan amplio uso en Alemania desde el siglo XV que todas las escrituras góticas tienden a ser llamadas Fraktur en este país.

La escritura Fraktur surgió cuando el emperador Maximiliano I (reinó desde 1493 a 1519) decidió fundar una espléndida biblioteca de libros impresos y mandó crear un tipo específico para este propósito. El resultado fue la creación de una tipografía más elegante que la "gótica Schwabacher", más moderna que la "gótica textura" y además distintivamente "germánica" ya que no incorporaba elementos de la antiqua (tipo romano) común en Italia en ese tiempo.

Esta tipografía dejó de estar de moda a finales del XIX. Hacia el año 1900, casi todos los libros que se vendían en Alemania y que habían sido traducidos de lenguas extranjeras, así como la mayoría de las publicaciones científicas, eran impresas en antiqua. Y, tras la Primera Guerra Mundial, la Fraktur casi había desaparecido.

Sin embargo, el nazismo la recuperó cuando llegaron al poder en 1933, porque todo lo germano fue glorificado y la Fraktur fue declarada como la única y auténtica escritura "aria"... al menos hasta 1941, cuando el propio Hitler puso fin a la Fraktur declarando que no era "germana" sino "de origen judío" (Judenlettern), y abolió su uso de forma oficial y radical. Por lo tanto la Fraktur fue reemplazada de nuevo por la "antiqua" en las imprentas. Aunque la verdadera razón de este cambio seguramente es muy distinta a la ofrecida por el Führer. Hay que tener en cuenta que en Enero de 1941, Alemania había conquistado la mayor parte de Europa y la gótica alemana se había convertido en una barrera idiomática en la comunicación con los nuevos habitantes de las zonas ocupadas que estaban acostumbrados a la "antiqua" que era mucho más legible.